Tendencias en la medición de la productividad en el trabajo

El COVID-19 nos ha cambiado la vida a todos, y promete hacerlo para siempre. Uno de los ámbitos que más se ha visto afectado es la forma y el lugar en el que trabajamos. Es así como el teletrabajo o trabajo desde casa, se ha vuelto parte de la “nueva normalidad”. En este artículo nos centraremos en hablar sobre las tendencias en medición de la productividad, cuando los empleados están en teletrabajo.

Alrededor del teletrabajo existen varios mitos:

  1. Interfiere en el balance entre vida laboral y vida familiar.
  2. Se trabajan menos horas.
  3. Genera sensación de aislamiento y es impersonal.
  4. Se pierde el control sobre el personal.
  5. Baja la productividad.

Con respecto a estos últimos dos, vemos tendencias relacionadas con herramientas que permitan medir en qué están usando el tiempo los empleados, y cuán productivos son.

A continuación, presentamos algunas de las tendencias que se están viendo alrededor de la medición de productividad en el teletrabajo:

1 Cultura:

Como diría Peter Druker “la cultura se come la estrategia al desayuno”. Es por eso que el primer paso que sugerimos es hacer un análisis consciente de cómo está la cultura en su empresa, haciéndose preguntas como: ¿está la planeación estratégica debidamente definida y comunicada? ¿la cultura está alineada con esta planeación? ¿ se podría definir la cultura de su empresa como abierta, colaborativa, de control, basada en la confianza, basada en el consenso?

Todos estos factores son determinantes a la hora de hablar de productividad en el teletrabajo, pues lo que ocurre con mayor probabilidad, es que el teletrabajo amplifica o profundiza los atributos de su cultura.

2 Proceso de gestión del desempeño

Con o sin teletrabajo, uno de los fundamentales en la gestión del talento en las empresas debe ser la definición y puesta en marcha del proceso que alinee la estrategia, los planes operativos y las metas de empresa, con las metas de cada empleado. Este es uno de los temas más estratégicos y a su vez más complejos de estructurar en RRHH. Sin embargo, cuando se estructura adecuadamente, se convierte en una palanca de valor para la organización.

El proceso de gestión del desempeño debe permitir un gana-gana, que incluye el cumplimiento de las expectativas de la empresa, y que el empleado goce de campo de acción para desarrollar sus talentos, contribuya a que la organización se interconecte, y se promueva la innovación teniendo el cliente como centro.

3 Enfoque en la competitividad

¿Se ha preguntado con quién están compitiendo sus empleados? Parece obvia la respuesta, pero no lo es, estará determinada por el estilo de gestión y la cultura que tiene su empresa. Nos referimos a cuáles son los parámetros con los que se fijan las metas y se dan recompensas y reconocimientos a los empleados, a continuación algunas opciones:

a. Los empleados compiten con otros empleados: si bien esto podría favorecer los resultados de corto plazo, puede afectar el trabajo colaborativo y la consciencia de equipo, requisito indispensable para las organizaciones que quieren trabajar bajo métodos ágiles.

b. Los empleados compiten con los deseos de su jefe: si bien la definición de metas debe obedecer a lineamientos corporativos, la fijación de metas debe guardar el correcto balance entre la exigencia y la razonabilidad de las metas. En este caso el departamento de RRHH tiene la labor fundamental de mediar entre el empleado y su jefe, de manera que la meta quede bien fijada. Una meta bien definida puede hacer la diferencia entre tener un empleado muy motivado, o buscando empleo en otra compañía.

c. Los empleados compiten consigo mismos: este representa un estado avanzado de gestión del talento, parte de la confianza en el empleado, y le da al jefe un rol mucho más de “coach”. Este tipo de definición implica que la empresa haya tomado la decisión de destinar una buena inversión de recursos a un sistema organizacional que parte del supuesto que todo ser humano trabajo honesta y trasparentemente, cuando tiene claro que se espera de él, se le da un acompañamiento adecuado y convive en un sistema donde lo bueno y lo malo está bien definido y monitoreado.

d. Los empleados compiten con la cultura de servicio al cliente de otras empresas: hoy las empresas están sumergidas en un ambiente competitivo sin precedentes. La situación generada por el COVID-19 ha hecho que se aceleren los cambios que ya veíamos venir. Esto obliga a cambiar la mentalidad de los empleados, para que desarrollen una alta sensibilidad a ponerse en los zapatos del cliente, conocerlo, anticiparse a sus necesidades y superar las expectativas. Es por esto que incluir estos elementos en la definición de metas de los empleados se hace indispensable para la supervivencia de las empresas en el largo plazo.

4 Herramientas para medir la productividad de los empleados en el teletrabajo

En el mercado existen diversidad de herramientas que le permiten al empleador medir o mejorar la productividad, todo dependerá del objetivo que se persiga:

a. Gestionar los proyectos y tareas de forma colaborativa: herramientas como Trello y Monday están cada vez más en el actuar diario de los empleados, quienes las usan para coordinarse, colaborar y ser más productivos como equipo en el logro de las metas.

b. Mejorar la toma de decisiones:

i.) Microsoft Teams con la suite Office 365 ® y Google con sus Apps interconectadas y en le nube, han hecho una gran apuesta por el trabajo colaborativo.

ii.) Loomio: una herramienta que permite abrir “discusiones” en las que los empleados involucrados aportan a la decisión, incluso si están diferentes ubicaciones y horarios.

c. Control de la jornada de trabajo y ubicación: herramientas de momitoreo de jornadas de trabajo, horas en pantalla, sitios visitados, como ActivTrak, Teramind, Hubstaff, Time Doctor y Sesame, han visto sus cliente incrementar en los últimos meses a partir de que el teletrabajo se convirtió casi en obligatorio.

Está por discutir las reglas de juego y la normatividad en cuanto a la privacidad de los trabajadores, y las extensas jornadas fuera del horario laboral.

d. Medición del clima laboral: herramientas como Tinypulse  permiten monitorear el clima laboral con micro encuestas aleatorias semanales, que buscan mantener una conversación entre los diferentes niveles de la organización.

e. Teletrabajo también puede ser monitoreado a través de inteligencia artificial. En un reciente artículo del MIT Review, se habla sobre una herramienta basada en inteligencia artificial que le asigna a cada empleado un puntaje por su nivel de colaboración.

Finance Group quiere ponerse a su disposición como firma consultora para apoyarle en el análisis, diseño y monitoreo de la productividad, como resultado de una cultura alineada en lo estratégico, con una cultura de servicio fortalecida, que lleve a la empresa al norte que se han propuesto.

Elegir la herramienta que mejor se adapte a la empresa y su entorno, no solo es posible, sino necesario para que adaptarse al contexto en el que nos moveremos en los tiempos venideros, en un momento en el que el status quo está altamente desafiado.

https://www.technologyreview.com/2020/06/04/1002671/startup-ai-workers-productivity-score-bias-machine-learning-business-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nine + 17 =